miércoles, 16 de agosto de 2017

Excerpto: Capitulo 1- Renegades (Renegados) - Marissa Meyer [Español]


Titulo: Renegades
Autor: Marissa Meyer
Editorial: Feiwel & Friends
Páginas: 416
Formato: Pasta dura

Fecha de publicación: 7 de noviembre de 2017 (En Estados Unidos)

Sinopsis

Identidades secretas.

Poderes extraordinarios.

Ella quiere venganza, él quiere justicia.

Los Renegados son un sindicato de prodigios, humanos con habilidades extraordinarias, quienes emergieron de las ruinas de una sociedad desmoronada y establecieron paz y orden donde reinaba el caos.

Como campeones de justicia, continúan como un símbolo de esperanza y coraje para todos... excepto los villanos que alguna vez derrocaron.

Nova tiene una razón para odiar a los Renegados, y está en una misión para vengarse. Mientras más se acerca a su objetivo, conoce a Adrian, un chico Renegado que cree en la justicia, y en Nova, pero la lealtad de Nova está con un villano que tiene el poder para terminarlos a ambos.

Prólogo 

Capítulo 1

Diez años después
Las calles del centro de Gatlon estaban llenas de falsos superhéroes.

Los niños corrían por todos lados usando capas de color naranja, chirriando y agitando luces de marca Blacklight sobre sus cabezas, o disparándose entre sí con pistolas de agua temáticas de Tsunami. Hombres adultos se habían apretado así mismos en unos leggins azules y se habían pintado hombreras para que se parecieran a la armadura de Captain, y ahora estaban sentados brindando en el interior de los jardines, salpicando cerveza a la calle principal. El intercambio de sexos fue algo grande este año también, con incontables mujeres apareciendo con versiones risqué del característico traje de Dread Warden, y un montón de hombres tenían atadas réplicas baratas de las alas de plumas negras de Thunderbird en sus espaldas.

Oh, cómo despreciaba Nova el Desfile Renegado.


Los vendedores callejeros no eran mejores, vendiendo de todo, desde cursis varitas de luz hasta pequeñas versiones de peluche del famoso quinteto Renegado. Incluso los camiones de comida estaban celebrando el tema del día con los pasteles de embudo de Captain Chromium y cestas de pescado y papas fritas de Tsunami con un letrero que anunciaba "Las palomitas de pollo favoritas de Warden's Dread  ¡Consíguelas antes de que desaparezcan!"

 Si para empezar Nova tuviera apetito, estaba segura de que ya lo habría perdido.

Una gran aclamación se elevó a través de la multitud y el ruido de una banda marchó a través de los chillidos y el parloteo. Trompetas tambores y el sonido constante de cientos de músicos sincronizados se movieron por la calle. La música se hizo más fuerte, descendiendo sobre ellos. Los cañones estallaban por encima de sus cabezas, bañando a la multitud con confeti. Los niños se volvieron locos. Los adultos no estaban mucho mejor.

Nova sacudió la cabeza, ligeramente decepcionada con la humanidad. Se quedó atrás de la multitud, incapaz de ver gran parte del desfile, lo cual estaba bien para ella. Brazos cruzados defensivamente sobre su pecho. Dedos tamborileando un ritmo impaciente contra su codo. Ya sentía como si hubiera estado allí una eternidad.

Los aplausos se convirtieron repentinamente en abucheos exuberantes, que sólo podían significar una cosa. Los primeros carros estaban a la vista.

Era tradición que los carros de los villanos pasaran primero para que la multitud enloqueciera y para recordarles lo que estaban celebrando. Hoy era el noveno aniversario de la Batalla de Gatlon, cuando los Renegados se enfrentaron a los Anarquistas y a las otras pandillas de villanos en una sangrienta pelea que había terminado con docenas de muertes en ambos bandos. Al final, los Renegados habían ganado. Ace y sus revolucionarios fueron derrotados y las pocas bandas de villanos que no perecieron enteramente ese día, o se arrastraron a esconder o abandonaron la ciudad por completo. Ese día marcó oficialmente el fin de la Era de la Anarquía, y el comienzo del gobierno del Consejo.

Ellos lo llamaron el Día del Triunfo.

Nova miró hacia arriba para ver un globo enorme, que abarcaba casi todo el ancho de la calle mientras flotaba entre los rascacielos. Era una réplica de dibujos animados de Atomic Brain, que había sido uno de los aliados más cercanos de Ace antes de que los Renegados lo hubieran matado hace casi quince años. Nova no lo conoció personalmente, pero aún sentía una chispa de resentimiento al ver como lo habían representado. Con la cabeza hinchada y el rostro grotescamente desfigurado.

La multitud rió y rió.

El diminuto transmisor crujió dentro de su oreja.

−Y así comienza, − prosiguió la voz de Ingrid, irónica y nada impresionada.

−Dejen que rían, − respondió Phobia. −No se reirán por mucho. Nightmare, ¿Estás en posición?

−Entendido, −dijo Nova, con cuidado de mover sus labios lo menos posible, aunque dudaba de que alguien en la multitud le prestara atención. −Sólo necesito saber en qué techo me quieres.

−El Consejo aún no ha salido del almacén, − dijo Phobia. −Quédate alerta.

Nova miró al otro lado de la calle, a la ventana del segundo piso de un edificio de oficinas donde apenas podía ver a Ingrid, o a Detonator, como el público la conocía, mirando por las persianas.

Los abucheos de la multitud comenzaron de nuevo, más entusiasmados que antes. Sobre las cabezas de los espectadores, Nova captó un poco de un elaborado carro alegórico. En él estaba una versión en miniatura de la silueta de Gatlon y de pie entre los edificios estaban los actores que usaban trajes sobre-estilizados, queriendo representar a algunos de los miembros más conocidos de la pandilla de Ace. Nova reconoció la Rat y Brimstone, ambos muertos a manos de los Renegados, pero antes de que pudiera ofenderse en su nombre, vio una figura oscura cerca de la parte superior del carro. Una risa sorprendida se le escapó, aliviando algo de la ansiedad que había estado acumulando toda la mañana.

−Phobia, − dijo − ¿Sabías que te iban a poner en las carrozas de los villanos este año?  

Un gruñido le respondió a través del oído. −No estamos aquí para admirar el desfile, Nightmare.

−No te preocupes, te ves bien allí arriba, −dijo, mirando al actor. Se había puesto una larga capa negra y llevaba una enorme guadaña de plástico con un puñado de serpientes de goma pegadas al mango. Pero cuando abrió su capa, en lugar de ser consumido por las sombras, el actor reveló un físico pálido y flaco que llevaba nada más que calcetines de natación verde lima.

La multitud se volvió loca. Incluso la mejilla de Nova se estremeció. –Puede que se hayan tomado algunas libertades con tu ropa.

−Creo que me gusta más, − dijo Ingrid con un resoplido, observando el desfile desde la ventana.

−Ciertamente inspira terror, − aceptó Nova.

Phobia no dijo nada.

−¿Eso es ...? −inició Ingrid. –Oh, por mi escuadrón de la bomba sagrada, tienen una Queen Bee este año.

Nova miró de nuevo. Al principio la actriz estaba oculta en el otro lado del paisaje urbano, pero luego se movió a la vista y las cejas de Nova se dispararon hacia arriba. La peluca rubia de la mujer tenía el doble de tamaño que su cabeza y su vestido de lentejuelas negro y amarillo no podía ser más llamativo, ya que brillaba a la luz del sol de la tarde. Tenía el rímel negro corriendo por sus mejillas y estaba abrazando a una gran abeja rebozada a su pecho, lamentándose por el trato injusto de sus pequeños fabricantes de miel.

−Wow, − dijo Nova. −En realidad no es una mala representación.

−No puedo esperar para decirle a Honey, − dijo Ingrid. −Deberíamos estar grabando esto.

Nova apartó la vista del desfile, sus ojos danzando alrededor de la multitud aprisionadora, la que podría haber sido la milésima vez. Estar quieta de pie todavía la ponía nerviosa, ella estaba hecha para moverse. − ¿Estás ofendida de que no tengan a Detonator? −preguntó.

Hubo una larga pausa, antes de que Ingrid dijera, −Bueno, ahora estoy.

Nova se volvió hacia el desfile. Se puso de puntillas, tratando de distinguir si alguno de sus compañeros estaban entre los trajes, cuando un fuerte estrépito sorprendió a la multitud. La parte superior del edificio más alto del carro, una réplica de Merchant Tower, acababa de explotar, y una nueva figura emergía, riendo locamente mientras levantaba sus manos hacia el cielo.

Nova apretó la mandíbula, la diversión del momento se empañó bajo una oleada de furia.

El traje de Ace Anarchy era el más cercano a la realidad de todos de ellos, el familiar traje negro y dorado, el atrevido y emblemático casco.

La sorpresa de la audiencia pasó rápidamente. Para muchos, este fue el punto culminante del desfile, incluso más  que ver a su amado Consejo.

En cuestión de segundos, la gente empezó a buscar los frutos podridos y las coles marchitas que habían traído con ellos para este propósito, y empezaron a golpear al carro de los villanos, gritando obscenidades y burlándose de los villanos a bordo. Los actores lo tomaron con notable resistencia, se agacharon detrás de los edificios y chillaron con fingido horror. Al imitador de la Ace Anarchy le tocó la peor parte del ataque, pero nunca salió del personaje,  sacudía el puño y llamaba a los niños al frente de la multitud malditos granujas  y pequeños monstruos, antes de que finalmente se agazapó en el hueco edificio y tiró de la parte superior sobre sí mismo, preparando la sorpresa para la siguiente calle de espectadores.

Nova tragó saliva, sintiendo el nudo en su estómago aflojar sólo cuando el carro de los villanos había pasado.

Pequeño monstruo...

Él también la había llamado así todos esos años.

Los carros eran seguidos por una banda de acróbatas y un enorme globo de Thunderbird que se deslizaba sobre sus cabezas. Nova vio una pancarta apoyada en postes altos, anunciando las próximas pruebas de Renagados.

Audaz. Valiente. Justo. ¿Tienes lo que se necesita para ser un héroe?

Ella fingió un ruido de asco y una anciana cercana le dirigió una mirada amarga.

Un cuerpo se estrelló contra ella y Nova tropezó hacia atrás, sus manos instintivamente aterrizando en los hombros del infante y se enderezó antes de caer sobre el pavimento.

−Oye, fíjate −dijo Nova.

La niña miró hacia arriba, con una máscara de dominó sobre los ojos, haciéndola parecer una versión más pequeña, escamosa y chiquita de Dread Warden.

−¿Qué fue eso, Nightmare? − Ingrid le dijo al oído. Nova la ignoró.

La chica se alejó murmurando −Lo siento, − luego se volvió y tejió su camino de regreso a la multitud. 

Nova ajustó su camisa y estaba a punto de regresar al desfile cuando vio que la niña chocaba con alguien más. Sólo que, en lugar de enderezarse como Nova había hecho, el extraño se inclinó hacia abajo, agarró el tobillo de la niña, y la volvió boca abajo en un rápido movimiento.

Nova se quedó boquiabierta mientras el extraño arrastró a la niña, gritando y golpeando su pecho, de vuelta a la dirección de Nova. Era más o menos de su edad, pero significativamente más alto, con piel oscura, cabello muy corto y gafas gruesas. La forma en que paseaba entre la multitud hacía parecer más como si llevara a uno de esos bonitos muñecos de peluche de Captain Chromium en vez de a una niña feroz y agresiva.

Se detuvo frente a Nova, con una sonrisa paciente en el rostro.

−Devuélvelo−, dijo.

−¡Bájame! − Gritó la niña. − ¡Déjame ir!

Nova miró al chico y luego a la niña, luego hizo un escaneo rápido de la multitud cercana. Mucha gente estaba observándolos. Estaban observándola.

Eso no era bueno.

−¿Qué estás haciendo? −preguntó, volviéndose hacia el muchacho. –Bájala.

Su sonrisa se hizo aún más serena.

−Muy bien, deditos pegajosos −dijo, en son de regaño, − Devuélvelo ahora.

La niña bufó y dejó de luchar. Su máscara había comenzado a deslizarse y estaba muy cerca de deslizarse de su frente. −Te odio, − gruñó, luego metió la mano en su bolsillo. Ella sacó su mano y la sostuvo hacia Nova, quien sin duda extendió la suya.

El brazalete de su madre, su brazalete, cayó en su palma.

Nova miró su muñeca, donde una débil línea de bronceado mostraba donde el brazalete había estado todos los días durante años.

La voz de Ingrid resonó en su cabeza. −¿Qué está pasando ahí abajo, Nightmare?

Nova no respondió. Apretando el puño alrededor del brazalete, fijó su mirada en la niña, que sólo le devolvió la mirada.

El chico la dejó caer sin más, pero la niña rodó con facilidad cuando golpeó el pavimento y se había vuelto a poner en pie antes de que Nova pudiera parpadear.

−Hay un hogar para niños el decimocuarto −dijo el chico, empujando algo en la mano de la niña,  dinero supusó Nova. −Encuentra algo más que hacer con tu vida, ¿De acuerdo?

Como muestra de gratitud, la niña le lanzó algo de lenguaje, luego se volvió y huyó por la esquina más cercana.

Nova miró al chico con los ojos entornados. −Ella sólo va a robar a alguien más, ¿sabes?

−Probablemente –dijo. − Pero ella encontrará un lugar seguro para esconder ese dinero primero, y ¿Quién sabe? Tal vez sea el tiempo suficiente para que vuelva a pensar en sus opciones.

Sus ojos se encontraron con los suyos brevemente, luego bajaron a su puño cerrado. − ¿Quieres ayuda con eso?

Sus dedos se apretaron más fuerte. − ¿Con que? ¿El brazalete?

Él asintió y, antes de que Nova se diera cuenta de lo que estaba sucediendo, él le había tomado la mano y empezó a abrirle los dedos. Estaba tan aturdida por la acción que había liberado el brazalete de su agarre antes de que pensara en detenerlo. −Cuando yo era un niño, − dijo, tomando la filigrana de cobre en sus dedos, −mi mamá solía siempre pedirme que le ayudara con sus braza... − Hizo una pausa. −Oh. El cierre está roto.

Nova, que había estado escudriñando su rostro con desconcertante cautela, bajó la mirada hacia el brazalete. Su pulso se detuvo. −¡Esa pequeña mocosa!

−Está bien, puedo arreglarlo, − dijo.

− ¿Arreglarlo? − Ella trató de quitarle el brazalete, pero él se apartó. −No lo entiendes. Esa pulsera, no es... es...

−No, confía en mí, − dijo, extendiendo la mano en su bolsillo trasero y sacando un marcador negro de punta fina. −Esta muñeca, ¿verdad? −Abrió la pulsera alrededor de la muñeca de Nova y, de nuevo, la sensación de un toque tan inesperado la hizo congelarse.

Sosteniendo la pulsera con una mano, destapó el marcador con los dientes y se inclinó sobre su muñeca. Empezó a dibujar sobre su piel, en el espacio entre los dos extremos del broche roto. Nova miró fijamente el dibujo: dos pequeños eslabones que unían la filigrana y, entre ellos, un delicado broche, sorprendentemente adornado con un dibujo hecho en marcador y perfectamente adaptado al estilo de la pulsera.

Cuando terminó de dibujar, el muchacho tapó el marcador de nuevo con los dientes, luego acercó su muñeca a su cara. Sopló, una respiración suave y casi inexistente por el interior de su muñeca que hizo se le pusiera la piel de gallina en todo el brazo.

El dibujo cobró vida, levantándose de su piel y tomando forma física. Los eslabones se fusionaron con los extremos del brazalete, hasta que Nova no pudo decir dónde terminaba la pulsera real y empezaba el broche forjado.

No, eso no era del todo cierto. Haciendo una inspección más cercana pudo ver que el cierre que había hecho no era del mismo color de dorado cobrizo, sino que tenía un matiz de rosado e incluso una débil línea de azul donde el dibujo había cruzado una de las venas debajo su piel.

El muchacho soltó su muñeca y metió su marcador en su bolsillo trasero de nuevo.

Nova levantó los ojos.

Su sonrisa fácil había adquirido un sutil borde de presunción.

Obviamente un prodigio. ¿Pero él también era ...?

− ¿Renegado? − preguntó ella, haciendo poco esfuerzo para ocultar la sospecha en su tono.

− ¿Renegado? − dijo la voz de Ingrid. − ¿Con quién estás hablando, Nova? ¿Por qué no...?

Antes de que pudiera terminar, y antes de que el chico pudiera responder, la multitud irrumpió en un nuevo frenesí de gritos y aplausos. Una serie de fuegos artificiales se disparó hacia arriba desde el carro del desfile que acababa de salir, explotando y brillando a vítores furiosos de la gente de abajo.

−Parece que han llegado los principales− dijo el muchacho, algo desinteresado mientras miraba por encima de su hombro hacia el carro.

La voz de Phobia crujió. − Estación oeste, pesadilla. Estación del Oeste.

El propósito se sacudió por su espina dorsal. − Entendido. (T/N: Ella dice “Roger” que puede significar “entendido” y también es un nombre masculino.)

El muchacho se volvió hacia ella, una pequeña arruga formándose sobre el puente de sus lentes. −Adrian, de hecho.

Ella dio un paso atrás. – Me tengo que ir−.  Dio vuelta y se hizo camino a través de un grupo de partidarios vestidos de Renegados.

− ¡Pruebas de Renegados la próxima semana! − dijo uno de ellos mientras pasaba, empujándole un pedazo de papel. − ¡Abierto al público! ¡Viene uno, vienen todos!

Nova arrugó el volante en su mano sin mirarlo y lo metió en su bolsillo. Detrás de ella, escuchó al chico gritar − ¡De nada!

No miró hacia atrás.
− El objetivo está pasando Altcorp, − dijo Phobia mientras Nova se agachaba en las sombras de un callejón. − ¿Cuál es tu estatus, Nightmare?

Nova comprobó que el callejón estuviera vacío antes de levantar la tapa de un contenedor y arrastrarse en su borde. Su bolsa de lona la saludó, descansando en lo alto del montón.

−Agarro mis cosas −dijo tomando la bolsa. Se dejó caer al suelo. La tapa del contenedor se cerró. −Estaré en el tejado en dos minutos.

−Hazlo en uno, − dijo Phobia. −Tienes un superhéroe que matar.

6 comentarios:

  1. Hola, no conocía el libro, gracias por la reseña, me ha despertado una gran curiosidad y no descarto leerlo en un futuro después de terminar mis lecturas atrasadas. A propósito, y te invito si gustas a pasarte por el mio. Saludos y nos leemos :)

    ResponderEliminar
  2. Wow increible primer capitulo sin duda estara en la lista de mis lecturas.Gracias por la traduccion.

    ResponderEliminar
  3. Hola!!!! No conocía este libro y eso que ahorita estoy con un libro de la autora hahahha, si que está interesante gracias por el primer capítulo necesito conseguirlo, me quedo por tu blog. Besos

    ResponderEliminar
  4. Hola ~
    Me llama la atención pero aun no estoy del todo segura, esperaré opiniones.
    ¡Un besito ratonil Ratones de Marte ! ♥

    ResponderEliminar
  5. Quiero leer algo más de Marissa Meyer, las crónicas lunares me gustaron bastante, así que ojalá pueda conseguir este libro cuando salga.


    SALUDOS XOXO

    ResponderEliminar
  6. Hola!
    Muchas gracias por compartir el primer capitulo!, parece ser una historia muy prometedora.
    Quería decirte que te nomine a un book tag, te dejo el link por si te interesa.
    https://934books.blogspot.com.uy/2017/09/bool-tag-favoritos.html#more
    Un besote!

    ResponderEliminar